viernes, 14 de diciembre de 2007

tengo la suerte



tengo la suerte
de poder decir
que el abrigo que me apoya
las manos que me ayudan
a levantarme
y las palabras de apoyo
siempre estan cerca de mi
en todos mis momentos


porque tengo dos ángeles
que aguardan y cuidan mi camino
que me abrigan
me levantan
y me ayudan a crecer un poco más
a cada paso


aquel de mirada azul
franco y abierto
y aquella que aguarda el calor materno
y lo entrega todo en cada gesto



tengo la suerte
de poder tener y sentir
el amor y el consuelo
y ser un poco como soy
gracias a ellos



Muchas gracias por todo lo que estáis haciendo por mi ahora y
lo que lleváis haciendo todos estos años para hacerme feliz. Vale un mundo, vale una vida.

Os quiero

a mis padres



1 comentario:

mar dijo...

el el corazon de una madre solo tiene sitio el amor , la termura , la comprensión para los hijos . No hay nada como la felicidad en la cara de tus hijos ,con los ojos brillante la alegria y las ganas de vivir que te aportan tán solo mirarlos.

te quiero cielo