lunes, 28 de mayo de 2007

Declaración de intenciones


Vivo inmersa en el calendario y el reloj, con la presión de las promesas y objetivos que cumplir.


A menudo me encuentro engullida por el día a día , o lo urgente que he de hacer o decir, y me siento como un raton, corriendo dentro de la rueda de la vida cotidiana que gira siempre en el mismo sentido.


En este espacio decido apearme de la rueda, abandono el calendario, el reloj, las promesas y me sumerjo en la altura de un sueño. Me he hecho una promesa: ser yo misma, pensarme, y seguir soñando... la busqueda ha comenzado.


1 comentario:

Carlos Gustavo García Laguna dijo...

Hola Sonia, me alegro mucho de tu recién inaugurado blog. Espero que, como yo, encuentres en él un campo abierto, donde las palabras no estén calculadas, pesadas, cronometradas...

La rueda está ahí, no lo vamos a negar, da de comer al hámster que llevamos dentro. Pero estoy seguro que disfrutaré mucho con el ratoncillo de campo que sueña sin soñar, que habla de lo que le importa, que comparte sus momentos, sean buscados o encontrados.

Saludos,

Carlitos